1. Introducción:

Con frecuencia, la dislexia es confundida con otros problemas de adaptación escolar, principalmente con los de nivel mental y apatía frente al estudio. Esto se debe a una visión superficial de la problemática del niño, sin profundizar en las causas que motivan su falta de rendimiento escolar, y a una actitud de espera de que, a medida que el niño vaya madurando psíquicamente, se resuelvan de modo espontáneo a sus deficiencias. Es importante realizar un diagnóstico y una reeducación adecuada en su momento ya que gracias a estos podemos obtener una serie de ventajas como la ausencia de los factores ansiógenos entre otros con lo cual la recuperación será mas fácil y con más perspectivas de éxito.

2. Descripción y aspectos conceptuales:

2.1. Concepto de dislexia:

Según la International Dyslexia Association, la dislexia es una dificultad específica de aprendizaje cuyo origen es neurobiológico. Se manifiesta en el aprendizaje de la lecto-escritura, presentando dificultades en el proceso lector, como también en la escritura y en la ortografía y, en general, con todo lo que tenga que ver con la decodificación de los símbolos que nosotros mismos hemos creado para nuestra comunicación (las letras y los números).

En el DSM IV la dislexia viene dada dentro de los Trastornos del Aprendizaje con la denominación de Trastorno de la Lectura. Los criterios que la definen vienen referidos son los siguientes:

El nivel de lectura, medido individualmente por tests estandarizados de capacidad lectora o comprensión, está substancialmente por debajo de lo esperado con relación a la edad cronológica, a la inteligencia medida y a la educación apropiada para la edad.
El problema del criterio A interfiere significativamente con el rendimiento académico o las actividades diarias que requieran habilidades lectoras.
Si existe un déficit sensorial, las dificultades para la lectura son superiores a las que habitualmente van asociadas con dicho déficit.


2.2. Trastornos asociados:

Existen una serie de trastornos asociados a la dislexia, entre los cuales daré una breve definición de los 3 más frecuentes: la disgrafía, la disortografía y la discalculia.

La disgrafía se puede definir como la dificultad para coordinar los músculos de la mano y del brazo para poder dominar y dirigir el lápiz para escribir de manera legible y ordenada. Por otra parte, la disortografía es la dificultad en el dominio de los principios ortográficos. Es la repetición una y otra vez de los mismos errores sin poder subsanarlos ni asimilar las reglas ortográficas. Por último, la discalculia por su parte es la dificultad para realizar operaciones matemáticas, memorizar tablas de multiplicar, identificar signos matemáticos, etc., sobre todo, por carecer del pensamiento abstracto necesario para el cálculo.


2.3. Tipos de dislexias:

Podemos agrupar las clasificaciones de las dislexias en función de dos grupos. Uno de ellos las clasifica en función de los síndromes y otra en función del momento de adquisición.
Así en función del momento de adquisición podemos distinguir entre la dislexia adquirida y la dislexia evolutiva.

La dislexia adquirida es una dislexia que el individuo puede sufrir como consecuencia de una lesión cerebral, y que se manifiesta en aquellas personas que tras haber logrado un determinado nivel lector, pierden algunas de estas habilidades. Por otro lado la dislexia evolutiva es una dislexia que se manifiesta sin ninguna razón aparente en los/as niños/as presentando dificultades en el proceso de la lecto-escritura.

Según Marrodán Gironés, las más recientes investigaciones, admiten la existencia de diversos síndromes disléxicos teniendo, la mayoría de ellos, rasgos comunes. Estos síndromes podemos englobarlo en tres grupos, los cuales originan, a su vez, varios tipos de dislexia:

1. Tipos de dislexia relacionados con los síndromes audio-fonológicos y viso-espaciales:

a. Dislexia auditiva (Disfonética):
Los niños manifiestan dificultades para diferenciar, analizar y nombrar los sonidos del habla y para relacionar una letra con su sonido correspondiente. Normalmente cambian una palabra por otra con un sentido similar (mochila/maleta). Tiene dificultades también para hacer rimas y recordar series. Es la más frecuente.

b. Dislexia visual (Diseidética):
Tienen dificultad para percibir palabras completas. Este tipo de disléxicos presentan problemas de percepción y discriminación visual junto con errores fonéticos en la lectura, sustituyen fonemas y palabras por otras similares en sonido (caballo /cabaña)

c. Dislexia viso-auditiva (Aléxica):
Los afectados poseen una gran incapacidad para la lectura ya que tienen dificultades tanto en el canal visual, percibir palabras completas, como en el auditivo, para realizar el análisis fonético. Este tipo de dislexia presenta dos subtipos:

c.1. Dislexia audio-lingüística:
Los alumnos con este tipo de dislexia presentan, normalmente un C.I Verbal menor que el No Verbal. Se pone de manifiesto por los retrasos del lenguaje: dislalias, anomias (dificultades para nombrar objetos), dificultades lectoescritoras…

c.2. Dislexia viso-espacial:
Se caracteriza por la existencia de dificultades en la orientación derecha-izquierda, les cuesta reconocer objetos familiares por el tacto (agnosia digital), presentan mala grafía (disgrafía) y realizan inversiones de letras o palabras además de escritura en espejo. Su C.I no verbal suele ser inferior al verbal.

2. Tipos de dislexia relacionados con los síndromes de trastornos lingüísticos (descoordinación articulatoria y grafomotora) y de trastornos preceptúales viso-espaciales y secuenciación disfonética y memoria verbal:

a. Dislexia relacionada con los síndromes de trastornos lingüísticos:
Existencia de dificultades auditivas, les cuesta discriminar sonidos, existencia de anomia…

b. Dislexia relacionada con los síndromes viso-motores:
Presencia de problemas en la articulación del habla, déficit en la combinación de sonidos, presencia de dificultades grafomotrices… Por otra parte, su discriminación fonética es correcta.

c. Dislexia relacionada con los síndromes de trastornos viso- preceptúales:
Los afectados muestran grandes dificultades para reproducir de memoria formas discriminadas visualmente.

d. Dislexia relacionada con deficiencias en la secuenciación fonética:
Se caracteriza por la dificultad en la repetición de una secuencia fonética.

e. Dislexia relacionada con el trastorno en la memoria verbal:
Se caracteriza por la dificultad para repetir parejas de palabras asociadas a estímulos verbales y frases. Poseen una memoria verbal más bien baja.

3. Tipos de dislexia relacionados con los síndromes de trastornos en el procesamiento fonético, sintáctico y semántico:

a. Dislexia fonológica:
Los afectados tienen dificultades en el componente fonológico. Les cuesta asociar al grafema su correspondiente fonema, la secuencia fonética no está bien integrada y en consecuencia cambian los fonemas aunque suelen mantener la raíz.

b. Dislexia morfémica:
Los alumnos con este tipo de trastorno acortan la lectura y escritura de las palabras (zapato por zapatería), se fijan en la raíz y no completan las palabras. También se caracteriza pro el error de perturbación (labrador por labrador).

c. Dislexia “visual analítica”:
Su error más común es el de perturbación: páltano por plátano por ejemplo.




SÍNDROMES Y TIPOS DE DISLEXIA
Síndromes
Tipos
Subtipos
Síndromes audio-fonológicos y viso-espaciales
Dislexia disfonética

Dislexia diseidética

Dislexia aléxica
Dislexia audio-lingüística
Dislexia viso-espacial
Síndromes de trastornos lingüísticos y de trastornos preceptúales viso-espaciales y secuenciación disfonética y memoria verbal
Relacionada con los síndromes de trastornos lingüísticos

Dislexia relacionada con los síndromes viso-motores:
Dislexia relacionada con los síndromes de trastornos viso- preceptúales:
Dislexia relacionada con deficiencias en la secuenciación fonética:
Dislexia relacionada con el trastorno en la memoria verbal:
síndromes de trastornos en el procesamiento fonético, sintáctico y semántico
Dislexia fonológica
Dislexia morfémica
Dislexia “visual analítica”:
Cuadro 1: Síndromes y tipos de dislexias.

2.4. Características de la dislexia en la infancia:

Los niños con esta patología presentan unas características comunes las cuales subdividiremos en dos grupos:

  1. Características en la dinámica personal:

En este apartado nos encontramos con que las características más frecuentes son la falta de atención, el desinterés por el estudio y la inadaptación social.
Es cierto que existe una gran falta de atención: Los niños disléxicos ya que tienen que realizar un mayor esfuerzo intelectual, lo cual, con frecuencia, causa un alto grado de fatiga. Esto suele ser la causa de una atención inestable y poco continua.
Además de la falta de atención, la dislexia en la infancia duele venir caracterizada por el desinterés por el estudio. Estos niños con frecuencia llegan a ser marginados del grupo medio de la clase por su escaso rendimiento y, a veces, llegan a ser considerados como niños con un retardo intelectual. Este medio escolar poco agradable sumando a la falta de atención tiene a desembocar en un bajo interés por el estudio.
La última característica en al dinámica personal, y a mi parecer la más triste es la frecuente Inadaptación social. Por desgracia resulta muy común encontrar en los niños disléxicos una serie de rasgos que denotan desajuste emocional. Al no orientarse bien en el tiempo y en el espacio se encuentra sin puntos de referencia, presentando, como consecuencia, inseguridad y falta de estabilidad en sus reacciones.

  1. Manifestaciones escolares: La dislexia se manifiesta de una forma concreta en las materias básicas de lectura y escritura, con una proyección en el cálculo. Según la edad del niño, la dislexia presenta unas características determinadas las cuales vamos a detallar de acuerdo con cada nivel:

En los niños de edades comprendidas entre los 4 y 6 años, al coincidir este período con la etapa preescolar los niños todavía se están iniciando en la lectura y la escritura por lo cual debemos hablar de niños predisléxicos, es decir. Los trastornos que presentan denotan una predisposición a la dislexia que se actualizará en el siguiente nivel. La mayoría de las alteraciones se manifiestan en el lenguaje, dentro de ellas debemos considerar:
- Dislalias
- Omisiones de fonemas, principalmente en las sílabas compuestas o inversas.
- Confusión de fonemas, las cuales suelen ir acompañadas de lenguaje borroso.
- Inversiones que pueden ser de sílabas dentro de una palabra o ser fonemas dentro de una sílaba. Por ejemplo: “pardo” por “prado” o “cacheta” por “chaqueta”.
- Pobreza de vocabulario y de expresión, asociada a comprensión verbal baja.
En este nivel, además de las alteraciones del lenguaje señaladas, se observa:
- Retraso en la estructuración y conocimiento del esquema corporal.
- Dificultad para los ejercicios sensoperceptivos.
- Torpeza motriz.
- Movimientos gráficos de base invertidos.
- También, al final de este período aparece la escritura en espejo de letras y números.

En los niños de edades comprendidas entre los 6 y los 9 años: Nos encontramos con que en esta etapa donde el niños disléxico encuentra más dificultades y pone más de manifiesto su trastorno. Las principales manifestaciones de la dislexia durante este período son:

- En el lenguaje: Las dislalias y omisiones del período anterior se encuentran en fase de superación, lo que no ocurre en las inversiones y confusiones de fonemas. Podemos observar una expresión verbal pobre y dificultad para aprender vocablos nuevos.

- En la lectura: Observaremos las siguientes alteraciones:
a) En letras:
* Confusiones que se producen especialmente en letras que tienen una cierta similitud morfológica o fonética. Esta confusión se llama inversión estática. Las confusiones más destacadas son:

d – p u – n
g – p p – q
d- p b – g



* Omisiones, o supresión de letras, especialmente al final de la palabra y en las sílabas compuestas.

b) En sílabas:
* Cambio del orden de las letras dentro de una sílaba directa, inversa compuesta.
* Cambio del orden de las sílabas dentro de una palabra.
* Reiteraciones.
* Omisiones de sílabas y letras siendo estas últimas las de mayor frecuencia.

c) En palabras:
* Omisiones.
* Reiteraciones.
* Sustitución de una palabra por otra que empieza por la misma sílaba o tiene un sonido parecido.

d) Otras alteraciones:
* Falta de ritmo de la lectura.
* Lentitud.
* Respiración sincrónica.
* Los signos de puntuación no están marcados.
* Saltos de línea o repetición de la misma.
* Lectura mecánica no comprensiva.

- En la escritura: Destacamos las siguientes:
* Escritura en espejo de letras sueltas.
* Números o letras bien realizadas pero con movimientos de base alterados o con trazos sueltos.
* Confusión de letras semejantes en su forma o sonido.
* Omisiones de letras, sílabas o palabras.
* Mezcla de mayúsculas con minúsculas.
* Inversión de letras, sílabas o palabras.
* Reiteraciones de letras, sílabas o palabras.
* Dificultad para separar los elementos que componen la frase
* Mala elaboración de frases.
* Torpeza y coordinación manual baja.
* Postura inadecuada. Tanto de la hoja de papel como del niño.
* Tonicidad alterada.
* Lentitud.

- En el cálculo: Las principales manifestaciones son las siguientes:
* Escritura de números en espejo.
* Inversión de cifras.
* Confusión de números con sonidos semejantes como 60 y 70.
* Seriaciones: presentan dificultad para pasar de un número a la decena siguiente (19-20 por ejemplo) y con las series en sentido inverso (14-12-10…)
* Tendencia a empezar las operaciones por la izquierda.


Por último están Niños mayores de 9 años: En este período las características del niño disléxico depende de tres factores fundamentales que son: el nivel mental del niño, la gravedad de la dislexia y de haber tenido o no un diagnóstico precoz con la correspondiente reeducación. Las manifestaciones en esta edad son:

- En el lenguaje: Continúa la pobreza de expresión, así como una compresión verbal en desnivel con su capacidad mental y además, existe dificultad para:
* Elaborar y estructurar correctamente las frases.
* Expresarse con términos precisos.
* Para el empleo adecuado de los verbos.

- En la lectura:
* Lectura mecánica.
* Escasa comprensión de un texto cuando la lectura es oral.
* Dificultad en el manejo del diccionario.

- En la escritura:
* Cierta torpeza en el aspecto motriz y frecuente agarrotamiento y cansancio muscular.
* Caligrafía irregular y poco elaborada.
* Ortografía deficiente lo cual justifica la disortografía.
* Presencia de muchas alteraciones del nivel anterior, como confusiones de letras, inversiones, reiteraciones, etc.
* Dificultad para ordenar las frases, para expresarse con los términos precisos unidos, a una mala puntuación.


3. Epidemiología:
En la población general se barajan cifras de un 5%- 10% de disléxicos, siento más frecuente en varones que en mujeres.
Según Debray y Melekia (http://www.psicopedagogia.com/articulos/?articulo=425) si consideramos los niños del curso preparatorio, encontramos que un 20-25% no saben leer al final de dicho curso; de estos, un 10-17% recuperarán su retraso al año siguiente, mientras que un 8-10% darán muestras de dificultades persistentes.
Al parecer, a los niños afecta en un porcentaje mayor que a las niñas. Algunos autores señalan que en un 70% de los casos existe una elaboración tardía e incompleta del lenguaje oral; alteraciones en la orientación espacio-tiempo, alteraciones visuales o de ritmo son frecuentes en el origen de esta dificultad. (www.monografías.com/trabajos31/dislexia/dislexia.html)



4. Teorías etiológicas:

Las causas de la dislexia infantil siguen sin estar claras; es casi imposible establecer una causa común, aunque es de gran importancia conocer cada una de ellas.
Las investigaciones sobre las causas de la dislexia han establecido que la estructura celular del cerebro de un niño disléxico es diferente. También existe un elemento hereditario, pues tiende a ocurrir en algunas familias; según los últimos estudios es posible la incidencia de un componente genético.
Sin embargo, la dislexia es normalmente identificada en la escuela primaria, momento en que las habilidades de la lectura y escritura están en pleno desarrollo.
Una de las teorías de mayor importancia dice que el origen de la dislexia reside en un trastorno perceptivo-visual. Así el motivo por el que los niños presentaban confusiones lectoras entre b-p, p-q, d-p, u-n, los-sol, etc., sería por dificultades en la percepción visual, debido a incapacidad para organizar espacialmente de forma adecuada el material a leer, sobre todo en sus aspectos de orientación derecha-izquierda, unido casi siempre a un conocimiento inadecuado del esquema corporal.
La dislexia también se ha relacionado, a un inadecuado movimiento ocular, a un menor rendimiento en la memoria, a un insuficiente desarrollo cerebral para integrar los estímulos auditivos y visuales, a problemas afectivos, a problemas pedagógicos o a deficiencias en el desarrollo del lenguaje.
Otra teoría afirma que muchas personas elaboran su pensamiento primeramente a través de su inteligencia visual. Podríamos decir que su pensamiento produce una película continua la cual se detiene cada vez que deben leer una palabra abstracta, que no es de fácil traducción.
Importantes trabajos recientes de revisión sobre el tema se inclinan de forma muy decidida por la hipótesis lingüística como base de la dislexia
Actualmente uno de los modelos más aceptados es el del modelo de lectura de doble ruta, según el cual, el lector utiliza dos vías para llegar al significado de las palabras que ve escritas:
-Ruta visual: consiste en comparar la forma ortográfica de la palabra escrita con las representaciones de palabras de que disponemos en el léxico visual
-Ruta fonológica: mediante el mecanismo de conversión de letras a fonemas, se obtiene la pronunciación de la palabra, siendo así ésta identificada.
Por lo tanto tener alguna de estas dos rutas dañadas, podría ser otra causa de la dislexia.




5. Evaluación:
El proceso de evaluación tiene, como finalidad principal, la identificación del sujeto con dislexia. Se trata de un proceso sumamente complejo, debido a la cantidad de factores que es preciso controlar para que el mismo sea riguroso y preciso. Después de la identificación, la selección de estrategias educativas, en función de lo detectado, es el fin último de la evaluación.
Al analizar la etiología de la dislexia, los subtipos y los modelos explicativos, cabe proponer un sistema de evaluación doble, que incorpore, por una parte, la evaluación de las principales áreas o problemas neuropsicológicos - lateralidad, percepción visoauditiva, psicomotricidad, etc - y, por otra, el análisis de las competencias psicolingüísticas del sujeto o, lo que es lo mismo, el examen de los procesos implicados en la lectoescritura - fonológico, sintáctico, semántico, et
5.1. Aspectos clínicos para el diagnóstico de la dislexia.
* Dificultad para descodificar palabras aisladas.
* Dificultades más importantes para leer no-palabras o palabras raras.
* Lectura con errores y muy laboriosa.
* Lectura lenta.
* Dificultades ortográficas.
* Problemas sutiles en el lenguaje
* Dificultad para nombrar figuras.
* Mal rendimiento en los tests fonológicos.
* Historia de dificultades en la lecto-escritura.
* Lectura correcta pero no automática.
* Lentitud en la lectura.
* Penalización en los tests de elección múltiple.

5.2. Pruebas recomendadas.

Según la página web http://www.uninet.edu/union99/congress/confs/npd/01Artigas.html algunas de las pruebas que se recomiendan para detectar la dislexia son las que a cntinuación se citan:

- Test Estandarizado de Lectura (TALE, TALEC).
- Cociente Intelectual: WISC-R, WISC-III, K-ABC.
- Test Fonológico.
- Test de Identificación de Objetos (PEABODY).
- Test de Vocabulario de Boston.
- Continous Performance Test (CPT).
- Cuestionario para valorar atención (Conners).
- Cuestionario para valorar perfil psicopatológico (CBCL).




6. Tratamiento:

Según Marrodán Gironés, entre los tipos de programas más extendidos para la reeducación de la dislexia están los que inciden fundamentalmente en los tratamientos multisensorial, psicomotriz, perceptivo-motriz, psicolinguístico y el de la lectura y la escritura.

En lo que concierne al tratamiento psicomotriz incluiremos el tratamiento para la mejora en la integración del esquema corporal, el afianzamiento de la dominancia lateral, reconocimiento de izquierda y derecha y los conceptos espacio-temporales.
Para la mejora de la integración e interiorización del esquema corporal podemos realizar diversas actividades: Son muy prácticos los ejercicios de movimiento: mover brazos, levantar pie, agachar la cabeza, realizar movimientos siguiendo las instrucciones de canciones…; ejercicios de reconocimiento en sí mismo y en los demás de las principales partes del cuerpo, completando dibujos de elementos corporales, realizando localizaciones en personas de los mismo o haciendo con plastilina caras, muñecos etc. Algunos ejemplos de este tipo de ejercicios se encuentran en el anexo 1, las fichas 1 y 2.

Para el afianzamiento de la dominancia lateral y el reconocimiento derecha e izquierda se proponen actividades encaminadas a la discriminación directa entre derecha e izquierda como por ejemplo juegos con órdenes verbales dirigidas mover una parte concreta del cuerpo (levantar el brazo derecho por ejemplo); o también actividades para aplicar la discriminación derecha e izquierda sobre dibujos (ver anexo 1, ficha 3) completar simetrías de creciente dificultad entre otros ( ver anexo 1, ficha 4 y anexo 2, ficha 5 y observar que la dificultad aumenta.)

Por último, para el afianzamiento de la orientación espacial y temporal podemos realizar actividades de dibujo donde los niños tengan una referencia espacial, “una pelota encima de la canasta“por ejemplo; actividades para afianzar las nociones temporales: día/noche, antes/después, uso del reloj…; actividades de realizar puzzles o completar dibujos a los que le falten piezas o ejercicios de secuenciación de viñetas para componer historias entre otros ejercicios relacionados. (Ver anexo 2, fichas 6, 7 y 8; ver anexo 3, ficha 10)

El siguiente tratamiento es el perceptivo motriz el cual está orientado a mejorar las capacidades vasomotoras, el dominio postural, la imagen corporal, la direccionalidad de movimientos y el entrenamiento óculo- manual. Las actividades que trabajan y mejoran estos aspectos son aquellas que: realizan tareas gestuales y manuales; dibujos al aire; ejercitan la coordinación manual con ejercicios de picar, recortar etc. y aquellas que ejercitan la coordinación visomotriz como reseguir caminos, realizar grafismos, unir puntos siguiendo una numeración, memorizar dibujos sueltos, hacer crucigramas o completar juegos de sopa de letras entre otros. Algunos ejemplos de estos ejercicios se encuentran recogidos en el anexo 3 (fichas 9, 11, 12 y 13) y el anexo 4 ( todas las fichas).

A continuación nos centraremos en el desarrollo psicolingüístico, ( ver anexo 5) para el cual veremos algunos tipos de actividades para mejorar algunos aspectos.
Para mejorar la recepción auditiva podemos realizar ejercicios del tipo: escuchar e identificar ruidos y sonidos familiares, escuchar e identificar sonidos fonéticos, escuchar y realizar órdenes sencillas muy concretas (como: trae un vado de agua por ejemplo), escuchar la descripción verbal de algo y repetirla, resumir de forma verbal un texto leído en voz alta por el mismo alumno o por otra persona o contestar a preguntas de comprensión verbal sobre textos leídos en voz alta entre otros.
Para la asociación auditiva realizaremos actividades del tipo: asociar sonidos a letras, hacer rimas, construcciones de frases orales a partir de palabras desordenadas, anticipar el final de una frase o historia sencilla que se le cuente al alumno, identificar sonidos en la realidad….
Por otra parte también trabajaremos en este apartado ejercicios para la recepción visual, para ello realizaremos ejercicios como: identificar una palabra entre un grupo de palabras, discriminar una letra en un conjunto de letras o en un dibujo, identificar diferencias entre palabras, frases o textos sencillos, discriminar diferencias entre dibujos referidos al mismo objeto, paisaje o escena o identificar grafemas asociados a fonemas (letras- sonido) y viceversa por ejemplo.
Dentro de este apartado trataremos de desarrollar también la asociación visual, para ello realizaremos actividades del tipo: clasificar visualmente objetos según un criterio, escuchar sonidos y relacionarlos con imágenes u ordenar series de acuerdo con las instrucciones que recibe del adulto entre otros.
Es de gran importancia también trabajar la expresión verbal para lo cual podemos realizar ejercicios como contar experiencias cercanas, ejercitar la lectura comprensiva, inventar y contar sus propios cuentos adivinanzas, memorizar y recitar adivinanzas, chistes, cuentos o poemas o resumir oralmente la lectura entre otros ejercicios.
Por último dentro del desarrollo psicolingüítico, trabajaremos el cierre gramatical. Algunas actividades que desarrollan esta aptitud son: terminar frases conocidas de canciones o adivinanzas, completar frases dadas de un texto después de leerlo, ejercitar la concordancia de número, de género, de tiempos verbales, relacionar palabras mediante la evocación de respuesta etc. Dentro del cierre gramatical trabajaremos también la ruta léxica y la ruta fonológica. Para la ruta léxica pueden ser útiles actividades del tipo: relacionar nombres con sus dibujos o presentarle palabras homófonas con sus dibujos correspondientes para que el alumno descubra las diferencias y asocie dibujos y significados. En lo que concierne a la ruta fonológica, trataremos de hacer consciente al alumno de que las palabras se segmentan en sonidos (fonemas) y para ellos podemos realizar actividades del tipo: hacer rimas, repetir canciones o poemas que riman, reconocer el sonido diferente o común entre unas palabras, buscar palabras que empiecen, terminen o contengan un fonema determinado o que dada una palabra inicial, irle añadiendo o quitando letras o sílabas, hasta llegar a formar otra palabra totalmente diferente, entre otros ejercicios.

Por último es conveniente incluir en este tratamiento el entrenamiento lecto escritor. La mayoría de las actividades ya mencionadas contribuyen a consolidar las primeras etapas del proceso lector. La comprensión lectora del alumno es óptima cuando este : sabe formar palabras a partir de sílabas y letras dadas, sabe ordenar adecuadamente palabras para formar frases, sabe escribir correctamente recados, notas o historias, contesta al 95 % de las preguntas del texto que ha leído, sabe hacer inferencias a partir de un dibujo referente a un texto, tiene una lectura silenciosa comprensiva y si tiene el mismo nivel de comprensión ante una lectura que hace en silencio él mismo que ante una lectura que se lee.
En esta parte del tratamiento, entre otras trabajaremos actividades que ayuden al niño a extraer el significado. Algunos ejemplos de estas actividades son: escribir un resumen, subrayar las ideas principales en un texto, contar oralmente una historia o texto o anticipar un título al ver una imagen de la lectura por ejemplo.
Es recomendable también trabajar actividades para integrar en la memoria. Para ello podemos trabajar sobre textos adecuados al nivel de comprensión del alumno, ayudarle a buscar palabras que no conoce, ayudarle a extraer las ideas principales de un texto ayudándole a diferenciar las que son menos importantes o enseñarle a establecer un plan para resumir cualquier tipo de texto entre otras actividades.
En esta parte del tratamiento es de suma importancia la realización de actividades encaminadas a mejorar la velocidad lectura, para ello podemos pedirle que realice una búsqueda selectiva de palabras en un texto, que encuentre palabras mal escritas en un texto o ejercitar lecturas de textos con diferentes organizaciones (textos en columnas, en forma de triángulo…).
Por otro lado, también realizaremos actividades para la recuperación de los procesos de identificación de letras. Algunas actividades, pueden ser, entre otras: redibujar letras y/o hacerlas en varios materiales, reconocer una palabra entre un grupo de palabras similares, reconocer sílabas o letras entre similares, buscar una letra dentro de una palabra o buscar una determinada letra entre un fondo de letras o dibujos por ejemplo.
Por último cabe salientar la importancia del proceso para la recuperación del proceso escritor. Para ello podemos realizar fichas como la 28 y 32 (ver anexos 6 y 7) o del tipo de las de los cuadernillos de caligrafía Rubio por ejemplo.
Para todo el entrenamiento lecto escritor podemos ver ejemplos de fichas en los anexos 6 y 7.


6.1 Recomendaciones:

Se recomiendan una serie de normas que deberán individualizarse para cada caso. Algunas de estas recomendaciones son las siguientes:

  • Dar a entender al alumno que se conoce el problema y que se hará todo lo posible para prestarle ayuda.
  • Hacerle sentar en las primeras filas, cerca del profesor, para prestarle la mejor ayuda. Se le debe ayudar a pronunciar correctamente las palabras.
  • No utilizar el método "global", para el aprendizaje de la lectura.
  • No se debe pretender que alcance un nivel lector igual al de los otros niños.
  • Prestarle una atención especial y animarle a preguntar cuando tenga alguna duda.
  • Se debe comprobar que el material que se le ofrece para leer es apropiado para su nivel lector.
  • Se deben valorar los trabajos por su contenido, no por los errores de escritura.
  • Siempre que sea posible se deben realizar las valoraciones oralmente.
  • Se debe recordar que requiere más tiempo que los demás para terminar sus tareas.
  • Se deben tratar de destacar los aspectos positivos en su trabajo.
  • Se deben valorar los progresos de acuerdo con su esfuerzo, no con el nivel del resto de la clase.
  • Se le debe enseñar a tomar apuntes mediante notas breves, que sinteticen el contenido de una explicación.
  • Siempre que sea posible no se le deben hacer copiar grandes "parrafadas" de la pizarra si es posible darle una fotocopia.
  • No se le debe ridiculizar nunca.
  • En una prueba escrita no se le deben corregir todos los errores de escritura.
  • Debe ser tomado en consideración que escuchar y escribir simultáneamente puede resultar muy difícil.


7. Conclusiones.
Me ha parecido un trabajo muy útil e interesante. En un principio, escogí el tema de la dislexia porque pensé que sería “sencillo” hacer un trabajo sobre ella ya que pensé que era mucho más simple de lo que he visto con este trabajo. He aprendido mucho con su elaboración, ya que siempre pensé que la dislexia se limitaba a una leve confusión de letras. Por otra parte nunca hubiera pensado que hubiera tantos tipos de la misma, ni que su tratamiento tuviera que ser tan completo. En definitiva, puedo afirmar, que gracias a este trabajo, he podido profundizar mucho en este trastorno.

8. Referencias bibliográficas:

FERNÁNDEZ BAROJA, F.; LLOPIS PARET, A.Mª; PABLO DE RIESGO, C.: La dislexia. Origen, diagnóstico y recuperación, CEPE, Madrid, 1993.

MARRODÁN GIRONÉS, MªJ: Las letras bailan, ICCE, Madrid.

THOMSON M.E.: Dislexia. Su naturaleza, evaluación y tratamiento., Alianza Editorial, Madrid 1992.

*Referencias Web:

http://www.psicopedagogia.com/articulos/?articulo=425

http://www.dislecan.es/6443.html#top

http://www.uninet.edu/union99/congress/confs/npd/01Artigas.html
http://www.monografias.com/trabajos31/dislexia/dislexia.html